Aponogeton Madagascariensis

Aponogeton Madagascariensis

Descripción dendrológica de la Especie

Descripción de Aponogeton Madagascariensis

Aponogeton Madagascariensis es una planta herbácea, de crecimiento perenne, el tamaño de las hojas es variable, una hoja de la planta bien nutrida y desarrollada puede llegar a medir unos 70-80 cm y unos 15 de grueso. El grueso es variable, en algunos tipos la hoja es más ovalada, en otras más redondeadas.

Galería de fotos de Aponogeton Madagascariensis

Nombre común

Tejido de Madagascar, Cordón, Red hojas.

Distribución y hábitat

Aponogeton Madagascariensis se puede encontrar en las aguas que fluyen en la isla de Madagascar.

Biología y ecología

Forma

Se trata de un grupo de plantas muy primitivas que agrupa distintas subespecies o variantes, cuya característica común más llamativa de esta planta es la trama “enrejada” de sus hojas. Estas sub-especies, se diferencian en colorido, el ancho y largo de la hoja. Es una planta de gran tamaño, por lo cual requieren de recipientes espaciosos para desarrollarse, ocupando una ubicación más bien posterior en el acuario.

Forma de propagación

La propagación de la planta Aponogeton Madagascariensis se lleva a cabo por las semillas, por bulbos y tubérculos hija.

Una vez adquirida en forma de bulbo, éste debe dejarse sobre el sustrato SIN ENTERRAR, idealmente en un lugar que reciba bastante luz. La planta comenzará a brotar y enraizar, enterrándose sola sin ayuda, al poco tiempo se notará el bulbo prácticamente enterrado por completo en la medida que la planta sigue desarrollándose.

Si se adquiere sin bulbo, o sea, se propaga en forma de tubérculos hija, se cortan las raíces en exceso y se planta como cualquier otra planta, el crecimiento puede ser algo más lento pero en un ambiente con buenas condiciones generará su propio bulbo sin problemas.

Reproducción

Si la especie se desarrolla en buenas condiciones, suele llegar un momento en que florece. Se trata de una flor muy bella, color lila y que se bifurca. Suelen aparecer con días de diferencia entre una y otra vara.

Puede lograrse la autopolinización entre flores de una misma planta, o también la polinización cruzada con otros aponogeton con la consecuente obtención de híbridos.

De las flores se desarrollan numerosas semillas que darán origen a individuos completos. También de un mismo bulbo pueden desarrollarse nuevos individuos de manera espontánea (debido al tejido meristemático indiferenciado que éste posee); para ser separados puede usarse un bisturí, cuidando no dañar el tejido del bulbo ni las raicillas.

Abono

No necesita una fertilización especial. Se sugieren que los Micro y macro nutrientes deben estar presentes en forma suficiente. La planta es particularmente sensible a la falta de hierro, así que si se observa clorosis, es necesario aplicarle hierro, en dosis de acuerdo a las indicaciones de la etiqueta del producto comercial adquirido.

Poda

Realizar poda de formación, cortar ramas u hojas secundarias laterales en el caso que se desee un crecimiento alargado y dejar algunas para provocar el esparcimiento lateral. Si se observa un crecimiento muy espeso de su follaje, se recomienda la poda de formación, inicialmente no verá muchas hojas porque la especie crece con mediana lentitud.

Necesidades lumínicas o Iluminación

Se dice de ellas a veces que son plantas de poca luz. Se han reportado experiencia de proporcionar luz en el rango de 3 a 5 watts por galón, dicha iluminación logra mantenerlas en excelente estado de salud y coherente con ello, se puede aplicar inyección de CO2.

Necesidades de mantenimiento

Se dice a veces que el bulbo requiere “periodo de descanso”, pero no es necesario reproducir el fenómeno en cautiverio para una correcta subsistencia. Lo más simple es respetar sus ciclos en el mismo acuario, realizando una poda masiva de hojas cuando el individuo alcance un gran desarrollo (generalmente posterior a la inflorescencia) y el crecimiento se aprecie lento. Al dejar unas pocas hojas, comenzará un nuevo ciclo, generándose nuevas hojas.

Puede ser contraproducente mantenerla compartiendo el sustrato con el resto de plantas en el acuario, pues la cantidad de raíz que generan es tal que si por alguna razón se necesita remover, puede generarse un gran disturbio en el sustrato. Además, la planta responde mal al desplante y replante, se demoran en recuperarse del trauma, el ideal es tenerla en un macetero con sustrato fértil, que puede ir sobre o enterrado a nivel del sustrato, a fin de facilitar esta tarea y no perturbar su asentamiento.

Cultivo

Aponogeton madagascariensis tiene una mala reputación por ser muy difíciles de cultivar y cultivar. Esta planta de bulbo es una planta grande requiere un amplio tiempo para adaptarse a las nuevas condiciones ambientales y es muy temperamental a la mala calidad del agua.

Cuando se compra como una bombilla, podría tomar hasta un año para comenzar las hojas brotan, en todo caso. Por esta razón, muchos compra Aponogeton madagascariensis en los viveros que tienen ellos envasados ​​en macetas, con un sistema de raíces establecido, es más fácil de cultivar esta planta, pero hay que esperar que las hojas originales se caigan durante los meses iníciales de la siembra.

Una vez conseguidas las plántulas hijas se procede a plantar en radios de 5 cm cuadrados y posteriormente aumentar el agua a 2 cm y colocaremos una buena malla encima para formar líneas de sombra que nos ayudarán contra el sol directo, procurar que el agua del acuario cuente con alguna brisa o bien colocamos un oxigenador, pero suave.

Unos días después se deberá aumentar el nivel del agua a 7 o 8 cm, este es un buen momento para retirar la tierra vegetal y quedar solo con la grava, haciendo cambios de agua de un 20 % semanal.

Cuando las plántulas tengan un tamaño de unos 5 a 6 cm, mantenemos la altura del agua al doble de su actual tamaño y añadir un oxigenador o algún filtro que sea capaz de mover muy bien el agua haciendo que las pequeñas hojas se muevan de manera que crezcan más fuertes, pero tampoco mucha como para impedir el crecimiento de la planta, esto lo hacemos para impedir que en el futuro las hojas se pudran con facilidad en su periodo de descanso.

En cuanto alcancen el tamaño suficiente pasarán a formar parte del acuario comunitario y así la planta crecerá más fuerte y se desarrollará mejor que sus antecesores y otras plantas que no son de calidad, a la vez conseguiremos unos buenos futuros progenitores y una cría selectiva que actualmente es muy buscada por los acuaristas.

Si quieres plantar la semilla misma, si se utiliza en la arena de cuarzo mezclado con un poco de tierra para permitir que un terreno pantanoso barro. Bajo buenas condiciones de crecimiento de la planta emergente debería haber alcanzado un tamaño de 3 a 4 meses, cuando las hojas están en los 10 cm de largo y la bombilla tiene un diámetro de 1 cm. Desde el pequeño tamaño de estas plantas puede ser implementado.

Es ventajoso que las “plantas de ayuda” ya están bien cultivadas antes de utilizar el tubérculo de la red de planta, ya que el tubérculo generalmente, no se inserta completamente en el sustrato, sólo parcialmente, las plantas de ayuda precisamente ayudará a fijar la especie red al tener el sustrato más compacto.

Enfermedades y manejo fitosanitario

Clorosis
Cuando la planta muestra cambios de colores, de purpura a amarillentas y palidez, indica deficiencia de iluminación, mal ingestión celular del CO2 y carencia de nutrientes, principalmente de nitrógeno y hierro (Fe).

Necrosis
Cuando la planta está en estado crítico presenta marchitez o pudriciones, en las hojas desde su ápice, este se inclina hacia abajo y con una curva cóncava hacia abajo en el medio de toda la hoja, en estos estados, la planta es difícil de manejarla, se recomienda eliminar hojas marchitas y hacer podas de saneamiento, dejar solo los botes sanos, de color verdosos y las hojas sanas, mejorar la iluminación y hacer filtrado del agua, aplicar NPK.

Si el bulbo sufre alguna herida o zona de pudrición, puede cortarse con cuidado respetando lo sano, y cicatrizara y seguirá creciendo si la planta capta energía en un acuario sano Casi cualquier planta adquirida con un bulbo dañado se puede recuperar si es que tiene un par de hojas. Por ende, no debemos preocuparnos demasiado si es que la adquirimos con un bulbo pequeño o sin éste.

Clasificación y Taxonomía

Reino: Plantae
Subreino: Tracheobionta
Subdivision: XXXXXXXXXX
División: Magnoliophyta
Clase: Liliopsida
Subclase: Alismatidae
Orden: Alismatales
Familia: Aponogetonaceae
Subfamilia: XXXXXXXXXX
Género: Aponogeton
Especie: A. madagascariensis
Nombre binomial: Aponogeton madagascariensis

Parámetros físico, químicos y biológicos

Temperatura

15 – 25 ºC

pH

5.5 – 8.0, de blando a duro, soportan acumulación de sales minerales pero moderadamente.

gH

6-13, aguas blandas.

Condiciones del agua

La planta se desarrolla mejor en acuarios grandes con alto flujo, sustrato rico, y con frecuencia los cambios de agua. Cualquier suciedad o algas taparán rápidamente las intrincadas hojas y hacer que se deteriore rápidamente.

Tipo de sustrato

Muy recomendable grava media –baja con un sustrato equilibrado rico en nutrientes y también nos agradecerá algo de CO2. Todas las variedades de A. madagascariensis, prefieren establecerse en un sustrato pobre en materia orgánica, ya que la MO hace más compacto el sitio de plantación y la especie necesita aeraciones en el suelo con buena filtración del agua. Sustratos ricos o los que tienen con el agregado de turba o estiércol deben ser evitados. Se recomiendan grava fina y arena para esa especie.

Bio-indicadores

Presencia de algas, indica contaminación por fitoplancton indeseable.
Presencia de briofitos, indica presencia de metales pesados, como As, Cd, Co, Cr, Cu, Pb, y Zn.

Presencia de líquenes, indica contaminación atmosférica y metales pesados.
Estrés hídrico, indica presencia de excesiva salinidad.

Oscuras manchas muertas marrones en las hojas más viejas, que se extienden hasta la hoja entera indican un sustrato muy rico y presencia de materia orgánica en excesos.

Zona del acuario

El A. madagascariensis debe ser plantado en el fondo, atrás o lados traseros.

Dificultad del manejo

La dificultad para el mantenimiento de esta planta de agua en un acuario se especifica como difícil. En la literatura se describe como planta de rejilla, es una planta que requiere una fase de reposo en la que todas las hojas mueren. En esta etapa, sin embargo, el tubérculo no debe secarse. Parcialmente impulsa la planta nuevamente después de tal período de calma.

Esta especie puede producir nuevas hojas durante años sin respiro, si la planta no está recibiendo suficientes nutrientes y CO2, y sigue produciendo nuevas hojas sanas, es porque hace uso de sus reservas de nutrientes en el tubérculo.

Galería de vídeos de Aponogeton Madagascariensis