Cyperus Helferi

Cyperus Helferi

Descripción dendrológica de la Especie

Descripción de Cyperus Helferi
Cyperus helferi es una de las especies englobadas dentro de los llamados Papiros. En concreto esta especie es cultivada en acuarios por su porte pequeño (la mayoría de los papiros son especies que superan fácilmente los 2-3 metros de altura, C. helferi se queda con flores en 1 m) y por su resistencia a permanecer sumergida (en general los papiros son especies palustres no acuáticas).

La planta es típicamente de 20 – 35 cm de alto y generalmente crece incluso en pequeños acuarios, las plantas más viejas tienen inflorescencias en forma de paraguas típicos, cada uno de raíz, las plantas de semillero mostraran raíces adventicias cuando están en contacto con el agua. Cuando las plantas han alcanzado una altura de 4 a 6 cm, que se pueden separar para la siembra.

Galería de fotos de Cyperus Helferi

Nombre común:
Papiro de Helfer.

Distribución y hábitat:
El género Cyperus están muy extendidas en todo el trópico, pero sólo unos pocos de ellos son buenas plantas subacuáticas. Cyperus helferi es una especie de Tailandia.

Esta planta anfibia se puede encontrar cada vez mayor, tanto sumergida y fuera del agua dentro y junto a los cuerpos estancados o de lento movimiento de agua en todo el país natal de Tailandia. Es una planta muy conveniente que se ha convertido en fácil de obtener en línea y el comercio a través de otros aficionados.

Biología y ecología

Forma:
C. helferi forma hojas largas que se balancean muy bien en el flujo. A pesar de que es una planta de roseta, que es sólo un sistema de raíces muy pequeña y agrupadas.

Forma de propagación:
Regularmente se usan las plantas hijas en la base de la roseta de hojas para lograr propagar esta especie, estos pueden ser separados con unas tijeras afiladas y luego implementados.

Es más fácil la propagación a través de la división del crecimiento de plántulas compacta en la base de la planta madre. Antes de dividir la planta, es importante para garantizar la aparición de la plántula, que dicha división sea de un tamaño moderado (3 pulgadas) con un conjunto suficiente de hojas.

Reproducción:
Asexual por medio de los brotes adventicios que se pueden desarrollar cerca de la planta madre, con el tiempo se forma un grupo denso de hojas delgadas.

Abono:
Se recomienda aplicar CO2 para promover el crecimiento. Se han estimado demanda de luz de 0,50 vatios por litro y demandas de CO2 entre los 6-14 mg por litro.

Fertilizar con nitrato, fosfato, potasio y micronutrientes serán recompensados ​​con un crecimiento más rápido y una apariencia más saludable.

Poda:
La planta no se debe cortar por la mitad para reducir su altura. En su lugar, retire las hojas en la base de la planta individual, esto evitará que las hojas y la planta de mirar mal y amarillo. La planta muestra un crecimiento lento, por lo que se aconseja la eliminación únicamente de hojas cloróticas y picoteadas, también las que no tengan un crecimiento vigoroso y vertical.

Necesidades lumínicas o Iluminación:
La planta desarrolla mejor su follaje en presencia de luz moderada de 2.4 watts por galón o más. Inyección de CO2 no es necesaria, pero es beneficioso y producirá un crecimiento más rápido.

Necesidades de mantenimiento:
Es ideal para pequeños acuarios, se utiliza en el acuario como planta solitaria, ya que Cyperus helferi presenta un bello espectáculo en un espacio abierto – se necesita espacio para manifestarse al máximo. Sin embargo, de ninguna manera domina, por sus hojas delgadas aseguran que las muestras situadas detrás de él no queden ocultas, por eso es una planta solitaria graciosa para acuarios grandes y pequeños.

Su crecimiento es lento pero puede llegar a crecer bastante, por lo que no se recomienda para acuarios de menos de 50 litros. Un sustrato rico en nutrientes y la adición de CO2 mejoran su crecimiento. Se recomienda utilizar capsulas de abono Acuaflora.

Cultivo

Las plantas jóvenes pueden ser separadas para plantar cuando alcancen una altura de 4-6 cm. Para el crecimiento óptimo de la planta exige una buena iluminación, un sustrato rico en nutrientes y, a ser posible, el agua enriquecida con dióxido de carbono. El agua limpia y sin un exceso de nutrientes es esencial, ya que el crecimiento de plantas de lo contrario puede verse afectada a menudo por las algas. La planta es flexible en cuanto a la temperatura, el crecimiento bien está logrando dentro y por encima del rango de 20 a 30 ° C.

En la madurez de las plantas envían a umbrelas de flores diminutas que producen plántulas adventicias, réplicas de la planta madre que caen en el sustrato donde se enraízan y aumentan la densidad de la plantación, o que pueden ser plantados en otros lugares cuando tienen un tamaño pequeño.

La luz es una de las más comunes causas de problemas, porque una falta de ella, o del color adecuado, no permite suficiente fotosíntesis, por lo que su desarrollo es lento, además de no cumplir con su función de oxigenar y retirar nitritos del medio.

La temperatura debe ser la adecuada para la variedad en cuestión, un punto a considerar es que algunas plantas requieren de periodos de reposo, con menor temperatura, ya que en sus lugares de origen puede fluctuar dependiendo de las estaciones, pero esto es importante para los criadores expertos, en el acuario común de los aficionados y con las pretensiones habituales, baste con escoger plantas adaptadas para esto.

También requieren de sales, para otorgárselas utilizaremos materiales solubles, que se pueden aplicar directamente al agua, tabletas que se entierran cerca de las raíces, o una capa de abono en el fondo del acuario, bajo la grava, en este caso es conveniente crear una corriente de agua que oxigene todo el fondo, lo más común es un filtro de placa. Estos fertilizantes se encuentran en todos los comercios del ramo.

Enfermedades y manejo fitosanitario

Clorosis: Cuando la planta muestra cambios de colores, de su color en estado sano a colores amarillentos y palidez, indica deficiencia de iluminación, mal ingestión celular del CO2 y carencia de nutrientes, principalmente de nitrógeno y hierro (Fe).

Necrosis: Cuando la planta está en estado crítico presenta marchitez o pudriciones, en las hojas desde su ápice, este se inclina hacia abajo y con una curva cóncava hacia abajo en el medio de toda la hoja, en estos estados, la planta es difícil de manejarla, se recomienda eliminar hojas marchitas y hacer podas de saneamiento, dejar solo los botes sanos, de color verdosos y las hojas sanas, mejorar la iluminación y hacer filtrado del agua, aplicar NPK.

Ataque por algas: pueden aparecer algunas algas como verdes filamentosas y algas marrones en vidrios y troncos. Estas se pueden aniquilar, no son “peligrosas” y tienden a desaparecen a partir del primer mes (relativo y variable, depende de varios factores). Las algas más “peligrosas” tienen una consistencia mayor y se adhieren fuertemente a las plantas, troncos o sustrato. Se pueden eliminar con el buen manejo del CO2. Sólo cuando no se logra el equilibrio biológico necesario para que las plantas se desarrollen correctamente (mecánicas, químicas, biológicas), las algas aprovechan las condiciones del medio para asentarse.

Clasificación y Taxonomía

Reino: Plantae
Subreino:
Filo:
Subdivision:
División: Magnoliophyta
Clase: Liliopsida
Subclase:
Orden: Poales
Familia: Cyperaceae
Subfamilia:
Género: Cyperus
Especie: C. helferi
Nombre binomial: Cyperus helferi

Parámetros físico, químicos y biológicos

Temperatura:
20 – 30 ºC.

pH:
5.5 – 8.0, ligeramente acido y moderadamente alcalino.

gH:
6-13, aguas moderadamente duras.

Condiciones del agua:
Esta planta le gusta el agua más fría, por lo que para un crecimiento óptimo no debe superar la temperatura de 26 ° C.

Tipo de sustrato:
Grava fina.

Bio-indicadores:
Existen muchos indicadores biológicos, se detallan algunos, los mas posibles a suceder en el acuario:

Síntoma: Plantas mordidas o desaparecen sus brotes más tiernos.
Causa: Caracoles, que por ser de hábitos nocturnos pueden pasar inadvertidos, o peces vegetarianos, con carencia de alimentos adecuados.
Solución: Mejorar la dieta de los peces y exterminar plaga de caracoles.

Síntoma: Las plantas crecen lentamente y con síntomas manifiestos de debilidad y falta de color, con tallos delgados y hojas amarillentas.
Causa: El problema debe ser la falta de luz adecuada.
Solución: Cambiar los tubos agotados, analizar el tipo de luz.

Síntoma: Se ven sanas, pero no crecen.
Causa: Con seguridad falta CO2.
Solución: Agregar un productor y difusor de CO2.

Síntoma: Las hojas se tornan transparentes.
Causa: Falta de hierro, en cambio si mantienen la nervadura verde es por falta de magnesio.
Solución:Aplicar abono.

Síntoma: Las hojas se tornan café oscuro o negro.
Causa: Exceso de hierro.
Solución: Suspender los abonos.

Síntoma: Aparecen las hojas como perforadas por pequeñas municiones, a los pocos días las plantas mueren o se pudren grandes porciones de ellas, evidencia de “podredumbre de las criptocorinas”,
Causa: Por desgracia, para esta enfermedad no existe remedio y el factor que la produce un poco difícil de explicar. El punto es que algunas plantas de esta variedad, dado que provienen de medios ricos en amonios, no requieren descomponer los nitratos para obtenerlo, entonces lo absorben, depositándolo en sus tejidos, si el medio está contaminado, esta acumulación su multiplica, cuando, por fin se decide mejorar las condiciones del agua, aumenta el oxigeno, se activa este material reservado y obstruye los vasos y también se producen tóxicos al interior de la planta, con las consecuencias descritas.
Solución: El único remedio es mantener el medio sano y estable.

Síntoma: Aparición de Algas verdes.
Causa: Una pequeña producción de algas verdes, las que crecen adheridas a los vidrios o sobre las plantas, es normal, inevitable y hasta una señal de que todo está en orden, bastará con limpiarlas con esponjas adecuadas e incorporar algún pez devorador de algas. Solo si el problema es grave se deben tomar medidas, si esto ocurre será porque un exceso de alimentación produce residuos, o el acuario aun es nuevo.
Solución: Apagar las luces por dos o tres días, esto no daña a las plantas.
Utilizar un filtro de luz ultravioleta, siguiendo estrictamente las instrucciones del fabricante. Regular la alimentación.

Síntoma: Algas rojas que se adhieren fuertemente a las hojas de las plantas, asfixiándolas.
Causa: Falta de CO2, poca capacidad de filtraje.
Solución: Mejorando lo señalado desaparecen en breve tiempo.

Síntoma: Algas azules, que crecen sobre las plantas, matándolas por falta de luz, este tipo de algas es verdaderamente perjudicial.
Causa: Falta de oxigeno.
Exceso de nitritos en el agua potable.
Fondo con capa muy alta, que facilita la descomposición por falta de corrientes de agua.
Filtros muy sucios.
Solución: Quitar con las manos y con tubos de aspersión y corregir los factores que las producen. Existen medicamentos específicos para estas algas en los comercios.

Síntoma: Hojas mordisqueadas o perforadas.
Causa: Caracoles indeseados, que se observan al prender repentinamente la luz.
Cierta cantidad de estos caracoles es inevitable y mucho discuten los autores sobre la conveniencia o no de permitir algunos en el acuario, porque ayudan en la mantención del aseo al devorar toda materia orgánica en descomposición, pero rápidamente se transforman en plaga.
Solución: Evitar el exceso de alimento.
Sifonear el fondo y limpiar bajo piedras y adornos.
Colocar algún pez que los devore.
Poner trozos de vegetales cocidos, para retirarlos una vez que lleguen los caracoles.
En casos muy graves, utilizar venenos específicos, que por ser de sulfato de cobre, resultan peligrosos para los peces.

Zona del acuario:
Esta planta muestra elegante, cuyos mechones comprender hasta 50 hojas, puede ser bien utilizado como un punto focal en el punto medio o el fondo del acuario.

Dificultad del manejo:
La dificultad para el mantenimiento de esta planta en un acuario de agua se indica como medio.

Galería de vídeos de Cyperus Helferi