Didiplis Diandra

Didiplis Diandra

Descripción dendrológica de la Especie

Descripción de Didiplis Diandra
Es una planta delicada y difícil para el acuario, pero a la vez muy hermosa, ya que posee hojas opuestas en filas de a dos. En su hábitat natural ocupa los bancos de las riveras y lagos, donde se desarrolla tanto sumergido, flotante o emergido.

Los tallos pueden alcanzar una altura de 10 a 15 pulgadas (25-38 cm), sus hojas son opuestas en forma de una cruz o X. Estas hojas son frágiles y son fácilmente perturbados por la fauna y la manipulación.

Cuando se cultiva fuera del agua, el tallo es muy débil y las hojas son más elípticas en forma y estrecha en la base. Las flores verdes emergen de la axila de las hojas y no tienen pétalos.

Galería de fotos de Didiplis Diandra

Nombre común:
Hedge agua, Pasto estrella sangre, Peplis diandra.

Distribución y hábitat:
Didiplis diandra (conocido en el pasado como Peplis diandra) se puede encontrar en todos los EE.UU., creciendo a lo largo de las orillas de los estanques, lagos y ríos de lento movimiento. Está clasificada como una planta en peligro de extinción en algunos estados.

Biología y ecología

Forma:
Cuando esté en buenas condiciones, la planta produce pequeñas cápsulas de color rosa en los entre nudos del tallo. D. diandra es (y con razón) muy popular, planta común debido a su único, muy bien con aguja follaje

Forma de propagación:
Esta planta tallo crece a la superficie del agua, donde es mucho más cerca por muchos brotes laterales. A fin de promover un crecimiento arbustivo, la punta del brote se debe depositar fácilmente y por lo tanto recibe una gran cantidad de brotes laterales. La propagación es muy fácil en esta planta por esquejes cabeza y brotes laterales se cortan y se colocan en el sustrato.

Reproducción:
Se propaga a través de cortar el tallo por la mitad, y replantar las copas. Se pueden dejar plantada en el sustrato donde aparecerá un nuevo crecimiento en el nodo.

Abono:
Sin embargo, tenga en cuenta que cuanto mayor sea la intensidad de la iluminación, mayor es la demanda de hierro y micronutrientes por esta planta. Cuando se observe muy pálido o blanqueados bajo iluminación intensa está sufriendo probablemente de una deficiencia de hierro. Inyección de CO2, aunque no es completamente necesario, promueve el crecimiento más rápido, más robusta de esta planta. Nitrato (NO3), fosfato (PO 4) y potasio (K +) deben complementarse con regularidad, junto con cantidades abundantes de hierro y otros micronutrientes. Cuando D. diandra goza de buena salud, se ruboriza diferentes tonos de naranja y rojo en condiciones de iluminación intensa. En virtud de moderada a baja iluminación, esta planta se mantendrá verde.

Poda:
Recorte de esta planta en la parte superior promoverá el crecimiento, debido a que las porciones arraigados a veces no crecen, a su vez se observa color negro, esta planta debe ser rellenado de vez en cuando para evitar la pérdida de la planta.

Debido a que los recortes son problemáticos para la raíz, se aconseja quitar la tapa del tanque y dejar el fondo cuando se trata de tiempo de poda. Los tallos son delgados por lo que este método de poda no deja ‘tocones’ obvios.

Necesidades lumínicas o Iluminación:
La luz debe estar presente en cantidad suficiente, es decir, en este caso 0,6 a 1 vatios por litro, por lo que las partes inferiores de la planta no mueren y no se pudren.

Necesidades de mantenimiento:
No deben ser plantadas muy cercas unas de otras ya que las hojas de más abajo pueden no recibir la suficiente luz y morir. Para saber si recibe suficiente luz se puede observar si sus hojas se colorean de rojo. Prefiere un sustrato fino e inyección de CO2. Para acuario plantado el ideal es tener entre 20 mg/l y 35 mg/l. Para asegurar su óptimo crecimiento requiere de agua blanda y ácida.

Cultivo

Aunque no es muy difícil de cultivar, esta pequeña planta de tallo hace lugar ciertas exigencias a los aficionados con el fin de prosperar. La iluminación debe ser directa y relativamente intensa con el fin de evitar que las porciones inferiores de la planta de inflexión negro y la podredumbre se ha estimado al menos 2,5-3 vatios por galón o más.

Se considera difícil de cultivar, ya que es fastidioso a las condiciones del agua y la iluminación. Esta hermosa planta vale un intento de mantener ya que una vez adaptados a un acuario que crecerá rápidamente, y en ocasiones presentan tallos rojizos y hojas que ofrecen un contraste deslumbrante a otras formas de hojas.

Enfermedades y manejo fitosanitario

La clorosis férrica afecta al normal desarrollo de cultivos en suelos con pH altos o calcáreos. Se puede identificar por el amarillamiento internerval que se produce en las nuevas hojas, aunque también es posible que aparezca en las más antiguas. Si la clorosis férrica es muy aguda se pueden producir amarillamientos completos así como necrosis de las hojas y muerte del espécimen.

Tratamiento:
Cuando la planta muestra cambios de colores, de su color en estado sano a colores Los tratamientos serán diferentes en tanto en cuanto a la causa que produce el problema. Por lo tanto y en primer lugar ha de identificar la causa. En esencia partiremos de tres supuestos, son los siguientes:

Suelo empobrecido. Quizás, tras largos periodos sin fertilizar la tierra, ésta tenga alguna carencia química. La solución podría pasar por aplicar quelato de hierro al agua de riego.

Aguas calcáreas o alcalinas. Regar con agua calcárea o alcalina a la larga puede aumentar el pH de la tierra así como afectar a la solubilidad y movilidad del hierro (Fe). En este caso debe proceder a tratar el agua de riego con un acidificante. Es importante que dichos acidificantes sean estabilizados para que su efecto perdure en el tiempo.

Tierras calcáreas o alcalinas. Sin duda este es el peor de los tres casos. La soluciones pasan por utilizar químicos o bien sustituir parte de la tierra actual por otra de tipo ácido para compensar.

Las algas son unas oportunistas que aprovechan cualquier ocasión para extenderse por el acuario, viven en permanente lucha con las plantas. Sigue estos consejos para mantenerlas a raya. Efectúa cambios de agua semanales para mantener bajos los niveles de nitratos, pues las algas se alimentan de éstos. El acuario nunca puede recibir la luz directa de una ventana ya que proliferarán las algas en los cristales. Acoge en tu acuario peces que se alimentan de las algas, limpiarán los cristales y las hojas de las plantas, con por ejemplo los Plecostomus, los guppis, los ancistrus, los colas de espada, los Gyrinocheilus aymonieri, entre otros.

Clasificación y Taxonomía

Reino: Plantae
Subreino: Viridaeplantae
Filo:
Subdivision: Spermatophytina
División: Tracheophyta
Clase: Magnoliopsida
Subclase:
Orden: Myrtales
Familia: Lythraceae
Subfamilia:
Género: Didiplis
Especie: D. diandra
Nombre binomial: Didiplis diandra

Parámetros físico, químicos y biológicos

Temperatura:
20 – 27 ºC.

pH:
5.0 – 7.0 ligeramente ácido con límite neutro.

gH:
5-15, aguas blandas a duras.

Condiciones del agua:
Crece bien en áreas con flujo, que garantiza un transporte continuo de nutrientes en el agua. La dureza del agua puede estar en muy suave-medio.

Tipo de sustrato:
Grava fina.

Bio-indicadores:
Existen muchos indicadores biológicos, se detallan algunos, los mas posibles a suceder en el acuario:

Síntoma: Plantas mordidas o desaparecen sus brotes más tiernos.
Causa: Caracoles, que por ser de hábitos nocturnos pueden pasar inadvertidos, o peces vegetarianos, con carencia de alimentos adecuados.
Solución: Mejorar la dieta de los peces y exterminar plaga de caracoles.

Síntoma: Las plantas crecen lentamente y con síntomas manifiestos de debilidad y falta de color, con tallos delgados y hojas amarillentas.
Causa: El problema debe ser la falta de luz adecuada.
Solución: Cambiar los tubos agotados, analizar el tipo de luz.

Síntoma: Se ven sanas, pero no crecen.
Causa: Con seguridad falta CO2.
Solución: Agregar un productor y difusor de CO2.

Síntoma: Las hojas se tornan transparentes.
Causa: Falta de hierro, en cambio si mantienen la nervadura verde es por falta de magnesio.
Solución: Aplicar abono.

Síntoma: Las hojas se tornan café oscuro o negro.
Causa: Exceso de hierro.
Solución: Suspender los abonos.

Síntoma: Aparecen las hojas como perforadas por pequeñas municiones, a los pocos días las plantas mueren o se pudren grandes porciones de ellas, evidencia de “podredumbre de las criptocorinas”,
Causa: Por desgracia, para esta enfermedad no existe remedio y el factor que la produce un poco difícil de explicar. El punto es que algunas plantas de esta variedad, dado que provienen de medios ricos en amonios, no requieren descomponer los nitratos para obtenerlo, entonces lo absorben, depositándolo en sus tejidos, si el medio está contaminado, esta acumulación su multiplica, cuando, por fin se decide mejorar las condiciones del agua, aumenta el oxigeno, se activa este material reservado y obstruye los vasos y también se producen tóxicos al interior de la planta, con las consecuencias descritas.
Solución: El único remedio es mantener el medio sano y estable.

Síntoma: Aparición de Algas verdes.
Causa: Una pequeña producción de algas verdes, las que crecen adheridas a los vidrios o sobre las plantas, es normal, inevitable y hasta una señal de que todo está en orden, bastará con limpiarlas con esponjas adecuadas e incorporar algún pez devorador de algas. Solo si el problema es grave se deben tomar medidas, si esto ocurre será porque un exceso de alimentación produce residuos, o el acuario aun es nuevo.
Solución: Apagar las luces por dos o tres días, esto no daña a las plantas.
Utilizar un filtro de luz ultravioleta, siguiendo estrictamente las instrucciones del fabricante. Regular la alimentación.

Síntoma: Algas rojas que se adhieren fuertemente a las hojas de las plantas, asfixiándolas.
Causa: Falta de CO2, poca capacidad de filtraje.
Solución: Mejorando lo señalado desaparecen en breve tiempo.

Síntoma: Algas azules, que crecen sobre las plantas, matándolas por falta de luz, este tipo de algas es verdaderamente perjudicial.
Causa: Falta de oxigeno.
Exceso de nitritos en el agua potable.
Fondo con capa muy alta, que facilita la descomposición por falta de corrientes de agua.
Filtros muy sucios.
Solución: Quitar con las manos y con tubos de aspersión y corregir los factores que las producen. Existen medicamentos específicos para estas algas en los comercios.

Síntoma: Hojas mordisqueadas o perforadas.
Causa: Caracoles indeseados, que se observan al prender repentinamente la luz.
Cierta cantidad de estos caracoles es inevitable y mucho discuten los autores sobre la conveniencia o no de permitir algunos en el acuario, porque ayudan en la mantención del aseo al devorar toda materia orgánica en descomposición, pero rápidamente se transforman en plaga.
Solución: Evitar el exceso de alimento.
Sifonear el fondo y limpiar bajo piedras y adornos.
Colocar algún pez que los devore.
Poner trozos de vegetales cocidos, para retirarlos una vez que lleguen los caracoles.
En casos muy graves, utilizar venenos específicos, que por ser de sulfato de cobre, resultan peligrosos para los peces.

Zona del acuario:
Didiplis diandra se utiliza tanto en la naturaleza y en el “Holandés”, como un acento de color y acuarios debido a su forma única hoja. Se puede poner en el medio y el fondo.

Didiplis diandra se ve mejor cuando se coloca en pequeños grupos de 3-5 tallos en las áreas frontales y medias del acuario plantado.

Dificultad del manejo:
La dificultad para el mantenimiento de esta planta en un acuario de agua se indica como medio.

Galería de vídeos de Didiplis Diandra