Echinodorus 'Vesuvius'

Echinodorus ‘Vesuvius’

Descripción dendrológica de la Especie

Descripción de Echinodorus ‘Vesuvius’
Echinodorus ‘Vesubio’ es una especie de cultivo basado en Echinodorus angustifolia de las plantas de acuario orientales. Las estrechas y retorcidas hojas verdes hacen una adición inusual a la familia Echinodorus.

La especie roseta crece vigorosamente con muchos longitud media y hojas estrechas (10-20 cm de altura), y es altamente decorativo como una planta solitaria (roseta 10-15 cm de ancho). “Vesubio” presenta una flor que sale fuera del agua y es interesante observar el tallo de la flor, como las hojas, que girar, elípticamente.

La altura máxima parece ser de unos 10 centímetros. Estas plantas son reconocidas como unas de las plantas de acuario más bellas por ser muy robustas y por su forma decorativa del tallo y hojas.

Galería de fotos de Echinodorus ‘Vesuvius’

Nombre común:
Espada sinuosa.

Distribución y hábitat:
Echinodorus ‘Vesuvius’ ha sido negociada entre los aficionados en los Estados Unidos por algunos años y se vende comercialmente en Europa y Asia.

Biología y ecología

Forma:
La Echinodorus Vesuvius es una planta cuyas hojas crecen entorchadas. Se observan las hojas torcidas firmemente y de color verde oscuro hasta alcanzar hacia arriba, hacia la superficie. Aunque a primera vista las hojas se parecen mucho a Vallisneria, Echinodorus vesuvius deja realmente acurrucarse en lugar de giro en su eje, que dan un aspecto de torsión mucho más estricta.

Forma de propagación:
Se propaga fácilmente con los corredores. Se reproduce como la mayoría de las espadas de la cadena por los corredores que surgen en la base de la planta. Las plantas ponen a los corredores a lo largo de la base los cuales desarrollan sus propias raíces, eventualmente creciendo en plantas maduras.

Reproducción:
Es una planta ideal para sembrar solitaria y es una excelente alternativa de decoración. Su reproducción se da por plantas provenientes de la reproducción por corredores, es meramente asexual.

Abono:
Requiere un sustrato rico, de acuerdo a muchos acuaristas existen formulas preparadas de fertilizantes que son muy eficaces, se dejan como recomendación para abonar el acuario:
Fertibon: Es una equilibrada formulación de los más importantes nutrientes, para un crecimiento saludable y sostenido de tus platas acuáticas. Contiene Fe, K, Mg, Mn, Mo, Zn, Cu, Co, B y S. No contiene nitratos ni fosfatos, permitiendo una correcta nutrición sin estimular el crecimiento de algas. La formulación está prevista para acuarios con plantas y peces. No contiene calcio ni magnesio, por lo que es apto para uso en aguas duras. Modo de uso: Con 5cc. (una tapita) podes tratar hasta 40L de agua alternando con Fertibon. Precisa cambio parcial del 25% del volumen total del acuario, igualmente se habrá de ajustar, esta dosis, según tipo de acuario, cantidad de plantas, iluminación, inyección de CO2.

Fertibon Calcio: Complemento que aporta un elemento básico a la estructura celular de las plantas. A la hora de fertilizar las plantas de tu acuario con Fertibon no podes dejar de complementar con este producto. Está compuesto por: Calcio (Ca). No contiene nitratos ni fosfatos, permitiendo una correcta nutrición sin estimular el crecimiento de algas. Modo de uso: Con 5cc. (una tapita) podes tratar hasta 40L de agua alternando con Fertibon. Precisa cambio parcial del 25% del volumen total del acuario, igualmente se habrá de ajustar, esta dosis, según tipo de acuario, cantidad de plantas, iluminación, inyección de CO2.

Plantex CSM+B: Fertilizante CSM+B rico en Micros en polvo. Son micro elementos básicos para la buena evolución y sanidad de las plantas acuáticas. Posee etiqueta indicadora para poder obtener 500ml de fertilizante. Rinde entre 10.000 a 25.000 litros según la dosificación. Composición: 1.5% Magnesio, 0.1% Cobre –quelado-7.0% Hierro –quelado-2.0% Manganeso –quelado-0.06% Molibdeno 0.4% Zinc –quelado-0.04% Boro.

En cuanto al CO2, por lo general con alta dureza GHz cuesta bajar el pH y viceversa, por lo que lo primero que se debe hacer es bajar esta dureza ya sea con resinas intercambiadores de iones (si no gusta este método) pues el Ca y Mg es sustituido por Na (sodio). La Turba, es buena idea porque baja el pH y el GHz a la vez siempre que no sea muy alta la dureza, lo malo es que tiñe de amarillo el agua y es difícil saber la cantidad exacta de turba que se necesita para que se den las reacciones precisas. Otra opción es el Agua de ósmosis, desmineralizada, destilada, caracterizadas todas por la baja concentración de sales GHz y kH, se aconseja hervir el agua para bajar el KH debido a la rápida descomposición de los bicarbonatos y posterior precipitación de los carbonatos insolubles.

El CO2 siempre va a estar en mayor concentración en el agua cuanto menor sea el PH mayor el KH.

Poda:
Realizar poda de formación, cortar ramas u hojas secundarias laterales en el caso que se desee un crecimiento alargado y dejar algunas para provocar el esparcimiento lateral. Se aconseja podar en el caso de observar hojas cloróticas, dañadas, rotas, tallos con heridas, pudriciones en las raíces, este último caso, es indispensable la eliminación total de la planta y limpiar el área con fungicida.

Necesidades lumínicas o Iluminación:
Echinodorus vesuvius requiere de moderada a alta luz, se han establecido demandas de luz de 0,50 vatios por litro y demandas de CO2 entre 6-14 mg por litro.

El tiempo de luz que necesita una planta, diariamente, ronda las ocho horas. Un fotoperiodo de 10 horas es más que aceptable. Mas de eso no es necesario. Hay que tener en cuenta que iluminar un acuario menos de esas horas, por ejemplo seis, puede traer problemas, puesto que las algas con tres horas al día tienen más que suficiente para desarrollarse. Nunca hay que bajar el fotoperiodo establecido cuando haya presencia de algas, eso solo hará fortalecerlas más, puesto que las plantas no absorberán nutrientes y si lo harán ellas, sacándoles ventaja.

Necesidades de mantenimiento:
Hacer podas de crecimiento y de formación, abonar si se observa cambios de color en las hojas y poco crecimiento, no alterar el pH del agua, eso garantiza la salinidad adecuada y filtrar la misma de acuerdo a las indicaciones del acuario. En las fases iníciales del crecimiento si se requiere abono para ayudar al enraizamiento de la planta, posterior se requiere pero depende del comportamiento que se observe en el crecimiento.

Las condiciones básicas para el correcto mantenimiento de plantas en un acuario, se puede decir que son:
La presencia de un buen sustrato que permita la absorción de los macro y micronutrientes.
Un correcto suministro de anhídrido carbónico, para la realización de los proceso de fotosíntesis.
Una adecuada y correcta iluminación según los requerimientos de cada especie vegetal.
Un control de los valores de Temperatura adecuadas a la especie de plantas que se introduzca en el acuario.
Adecuados niveles de pH (acidez y alcalinidad por concentración de sales), dH (concentración de calcio y magnesio), kH (dureza de carbonatos) y en menor medida de micro y macronutrientes, presentes en el sustrato y en la columna de agua del acuario.

En el caso de aparición de algas, que dan muchos problemas al recubrir masivamente sustrato, cristales, elementos decorativos y plantas. Se ha citado una gran biodiversidad en los acuarios, como corresponde a un grupo en que sus integrantes pueden vivir en casi todo tipo de hábitats, abarcando una enorme variabilidad de condiciones diferentes. En el tanque pueden aparecer asociadas a zonas ricas en O2, con circulación activa de agua, en zonas anóxicas y sin circulación, en áreas sombreadas o en zonas superficiales y bien iluminadas. En algunos casos la especie implicada genera toxinas, que afectan al resto de organismos, pudiéndolos llevar a la muerte. Se aconseja, como norma general un tratamiento de peces que coman cianobacterias, pero sus crecimientos masivos suelen ser controlados sin demasiadas dificultades siguiendo una o varias de estas sugerencias (algunas de ellas no son precisamente incompatibles):

Adicción de nitratos hasta conseguir 5-10 ppm.
Aumentar el movimiento de agua evitando en lo posible que queden zonas donde no lo haya.
Oscurecimientos del tanque durante tres días.
Ayudan también los cambios de agua y la eliminación manual o con sifonado de los cúmulos de estas colonias.

Cultivo

Esta planta también se puede cultivar como planta fuera del agua con las raíces húmeda. Se puede cultivar en agua dura o blanda dentro del acuario usando los corredores. Al igual que con todas las plantas, la tasa y el hábito de crecimiento de esta planta se va a alterar si se cultiva en baja o alta tecnología, en ambos montajes, sin embargo, crece con una espiral atractivo y el hábito de hermanamiento.

En la actualidad es razonablemente desconocido en el comercio de acuarios, pero debido a su resistencia y la facilidad de su cultivo, que es una planta que vale la pena considerar para cultivarla.

Enfermedades y manejo fitosanitario

La clorosis férrica afecta al normal desarrollo de cultivos en suelos con pH altos o calcáreos. Se puede identificar por el amarillamiento internerval que se produce en las nuevas hojas, aunque también es posible que aparezca en las más antiguas. Si la clorosis férrica es muy aguda se pueden producir amarillamientos completos así como necrosis de las hojas y muerte del espécimen.

Tratamiento:

Los tratamientos serán diferentes en tanto en cuanto a la causa que produce el problema. Por lo tanto y en primer lugar ha de identificar la causa. En esencia partiremos de tres supuestos, son los siguientes:

Suelo empobrecido. Quizás, tras largos periodos sin fertilizar la tierra, ésta tenga alguna carencia química. La solución podría pasar por aplicar quelato de hierro al agua de riego.

Aguas calcáreas o alcalinas. Regar con agua calcárea o alcalina a la larga puede aumentar el pH de la tierra así como afectar a la solubilidad y movilidad del hierro (Fe). En este caso debe proceder a tratar el agua de riego con un acidificante. Es importante que dichos acidificantes sean estabilizados para que su efecto perdure en el tiempo.

Tierras calcáreas o alcalinas. Sin duda este es el peor de los tres casos. Las soluciones pasan por utilizar químicos o bien sustituir parte de la tierra actual por otra de tipo ácido para compensar.
Necrosis: Cuando la planta está en estado crítico presenta marchitez o pudriciones, en las hojas desde su ápice, este se inclina hacia abajo y con una curva cóncava hacia abajo en el medio de toda la hoja, en estos estados, la planta es difícil de manejarla, se recomienda eliminar hojas marchitas y hacer podas de saneamiento, dejar solo los botes sanos, de color verdosos y las hojas sanas, mejorar la iluminación y hacer filtrado del agua, aplicar NPK.

Ataque por algas: pueden aparecer algunas algas como verdes filamentosas y algas marrones en vidrios y troncos. Estas se pueden aniquilar, no son “peligrosas” y tienden a desaparecen a partir del primer mes (relativo y variable, depende de varios factores). Las algas más “peligrosas” tienen una consistencia mayor y se adhieren fuertemente a las plantas, troncos o sustrato. Se pueden eliminar con el buen manejo del CO2. Sólo cuando no se logra el equilibrio biológico necesario para que las plantas se desarrollen correctamente (mecánicas, químicas, biológicas), las algas aprovechan las condiciones del medio para asentarse.

Peces come algas: El método más eficaz para controlar las algas en un acuario plantado es por medio de los peces come – algas. Es especialmente crítico durante el montaje de un tanque nuevo cerciorarse de que las algas no se establezcan antes de que las plantas hayan tenido ocasión de establecerse. Por esta razón y para ayudar que el filtrado biológico pueda establecerse, es recomendable añadir algunos peces comedores de algas robustos desde el principio.
Plecostomus es el nombre genérico para una amplia gama de peces con boca en forma de ventosa. Solamente los tipos más pequeños son útiles en un tanque plantado, puesto que las variedades más grandes tienden a comerse a las plantas junto a las algas. Dos tipos comunes que son útiles son el “bristle-nose plecostomus” y el “clown plecostomus” o Pekoltia. Ambos no pasan de uno 10 cm de largo y no parecen causar demasiado daño a las plantas. A veces las plantas de hoja ancha como las espadas de las amazonas pueden ser raspadas un poco demasiado de cerca por los plecos, así que vigílelos.

Clasificación y Taxonomía

Reino: Plantae
Subreino: Tracheobionta
Filo:
Subdivision:
División: Magnoliophyta
Clase: Liliopsida
Subclase: Alismatidae
Orden: Alismatales
Familia: Alismataceae
Subfamilia:
Género: Echinodorus
Especie: E. ‘Vesuvius’
Nombre binomial: Echinodorus ‘Vesuvius’

Parámetros físico, químicos y biológicos

Temperatura:
22 – 28 ºC.

pH:
5.5 – 8.0, soportan acumulación de sales minerales pero moderadamente.

gH:
6-13, ligeramente moderada.

Condiciones del agua:
En cuanto a las características químicas del agua, las plantas por lo general se desarrollarán mejor en un pH ligeramente ácido y de dureza blanda pero pueden vivir perfectamente en pH neutro y dureza media e incluso alta siempre y cuando tengan buenas condiciones de luz y CO2. No es conveniente una excesiva agitación de la superficie del agua puesto que se perderá gran parte del CO2 que se ha proporcionado. La aireación y oxigenación del agua, es una función que la realiza el filtro al mover las capas de agua superiores e inferiores del acuario, manteniendo siempre una porción nueva de agua en contacto con el aire para que se oxigene, y a la vez se desprenda de ella el gas carbónico (CO2), debido a la agitación constante del líquido.

Tipo de sustrato:
Se trata de un alimentador de raíz fuerte, por lo que requerirá un sustrato de buena calidad de la planta. La grava para estas plantas y para la mayoría en general debe de tener un tamaño de 3-5 mm de diámetro, cuanto mayor sea peor y cuanto menor sea también peor pues puede asfixiar a las raíces, aunque a las plantas tipo césped les viene mejor un sustrato y grava finos. Todo dependerá también del grosor de las raíces de las plantas.

Bio-indicadores:
Se deja el aporte general de otros indicadores, según Christian Rubilar, de acuerdo a los excesos y carencia de elementos químicos en el estanque, establece que:
Carencia de Nitratos o exceso de fosfatos: Se presentarán apariciones y extensiones de cianobacterias.
Carencia de Fosfatos o exceso de Nitratos: Se presentarán apariciones y extensiones de algas verde.
Exceso de Nitratos y de Fosfatos o pico de Nitritos: Se presentarán apariciones y extensiones de algas verdes unicelulares.
Exceso de Amonio: Se presentarán apariciones y extensiones de algas verde filamentosas.
Exceso de Hierro: Se presentarán apariciones y extensiones de algas rojas, tapizan las hojas como un césped de largo mediano, son verde claro y muy tupidas. No se pueden remover manualmente.
Exceso de Calcio + Hierro: Se presentarán apariciones y extensiones de algas rojas, tapizan las hojas como un césped muy cortito, de 1 mm aprox., son verde oscuro, casi negras y muy tupidas. No se pueden remover manualmente.
Exceso de Magnesio + Hierro: Se presentarán apariciones y extensiones de algas rojas. Pueden adherirse o bien solo enredarse entre las hojas y plantas. Tienen forma irregular y se remueven fácilmente. La coloración varía desde verde oscuro, casi negro, a gris clarito.
Exceso de sales: Se presentarán apariciones y extensiones de algas rojas. A la vista son verdes, tapizan como un césped mediano a largo las hojas. No puede removerse, solo queda la poda.
Carencia de CO2: Se presentarán apariciones y extensiones de algas rojas barba. Tapizan las hojas como un césped mediano, de hasta 1 cm aproximadamente, van desde blanco a verde oscuro, casi negras y muy tupidas. Se pueden remover manualmente con dificultad.

Otros indicadores son:

Presencia de briofitos, indica presencia de metales pesados, como As, Cd, Co, Cr, Cu, Pb, y Zn.
Presencia de líquenes, indica contaminación atmosférica y metales pesados.
Estrés hídrico, indica presencia de excesiva salinidad.
Formación de algas y reducción del crecimiento rápido y exuberante de la planta, indica exceso de Oxigeno.

Deterioro de las hojas hasta el punto de deshacerlas como papel mojado, indica exceso de Nitrógeno, que trae también como consecuencia el aumento de los niveles de Nitritos y reduce la oxigenación del agua.

Hojas pálidas, crecimiento raquítico, hojas que se deforman para obtener la mayor cantidad de luz, hojas verdes que se vuelven amarillas y hojas rojizas que se vuelven verdes. Indica falta de luz que produce finalmente la muerte ya que el proceso de la Fotosíntesis no se lleva a cabo de modo correcto. La planta enferma debe ser expuesta a una intensidad superior de luz o a períodos matutinos de luz solar que no sobrepasen las 3 horas hasta que se reponga.
Las hojas con parches marrones o amarillos son una clara demostración de Clorosis Férrica, como también la pérdida de colores rojizos en las hojas, estos síntomas son debidos a una deficiencia de Hierro (FeO2).

La falta de crecimiento y las hijas inclinadas hacia abajo indican falta de Nitratos y Potasio que deben ser repuestos en forma de sales (Nitrato de Potasio y Sulfato de Potasio).
Crecimiento lento y poco exuberante, poca floración y aparición de algas, indica deficiencia de CO2.

Zona del acuario:
Su colocación en el tanque debe ser decidido de acuerdo con el paisaje de fondo.

Dificultad del manejo:
Se considera una planta de fácil manejo.

Galería de vídeos de Echinodorus ‘Vesuvius’